viernes, 9 de diciembre de 2016

Descuentos en una barbería de Michigan por leer en voz alta


Hay veces que la gente tiene unas iniciativas increíbles, como es el caso de esta barbería de Michigan, "The fuller cut", donde ofrecen un descuento de 2$ a cada niño que lea en voz alta al barbero mientras éste le corta el pelo.

Una de las cosas más importantes es que una barbería es un lugar que no tiene nada que ver con la lectura y conectar esos momentos a algo tan importante es algo significativo. Pero lo es más que sus fundadores lo hagan porque  "Si podemos hacer que los niños vuelvan a 'The fuller Cut' como adultos en la universidad y nos digan: <> Ese es realmente el objetivo final".

Sus libros además tienen siempre la misma temática, hablar de los afroamericanos en positivo, inculcarles que todo es posible y que se puede llegar muy lejos y ser lo que deseen, si estudian y tienen constancia. 

El racismo está muy extendido en el "continente de las posibilidades" y muchas veces se necesitan iniciativas como estas para inculcar desde la infancia que TODO es posible para TODOS.














miércoles, 7 de diciembre de 2016

"Océano África" de Xavier Aldekoa.- Hablando de libros...






       Hablar de los libros que una lee es una buena forma de darlos a conocer a todas esas personas que quizá necesiten un empujón para leer una cosa, u otra, o nada pero a las que les gusta leer lo que otros dicen para tener cubiertos sus minutos de libros al día o la semana. Hay personas para todo, y ¡gracias a Dios!. Aunque los de los libros me gusten más ;)

       Así que es esta es otra de las propuestas que me han hecho y que iré dejando por aquí.

      "Océano África", de Xavier Aldekoa, cayó en mis manos hace unas semanas al leer que se trataba de un libro sobre crónicas de África. Deseosa de leer vivencias que me iban a recordar mi trabajo por el continente e historias de las que nunca había oído hablar pero que completarían ese imaginario que todos tenemos, me lancé en su búsqueda y lo conseguí en una de las bibliotecas de mi ciudad.

     Ha sido una lectura tranquila, reposada, en la que cada vez que leía varias de ellas lo dejaba descansar en la mesa y pasaba a otra cosa. Este tipo de artículos hay que dejarlos asentarse poco a poco, porque sabes que en algún lugar del mundo ha pasado, pasa y seguirá pasando, y hay partes que son difíciles de asimilar.

     Escrito con una prosa especial, Xavier Aldekoa, gran conocedor de África y corresponsal desde hace años de La Vanguardia nos muestra una realidad que a los que la conocemos nos hace sonreir de complicidad a veces, entristecernos otras, encajar piezas la mayoría. Y a los que nunca han vivido estas realidades, creo que les hará crearse una buena imagen de un continente que está en profundo cambio pero en el cual las tradiciones cuentan más que nada, les hará sumergirse y entender que los prejuicios no sirven de nada por que la vida real es la que te marca lo que de verdad existe.
Una buena manera de conocer África sin viajar allí, una buena manera de enfrentarte a un mundo del que sabemos poco, y ese poco muchas veces está tergiversado.


lunes, 28 de noviembre de 2016

Los marcadores de libros de Olena Mysnynk

Todo lo que tenga que ver con los libros es siempre una emoción que descubrir. En un cajón de mi mesilla guardo "millones" de marcapáginas que he ido recogiendo, adquiriendo, recibiendo como regalo...

Y el último descubrimiento ha sido Olena Mysnynk, que crea los suyos propios, originales, diferentes, rompedores y sobretodo literarios, porque están inspirados en libros cómo Alicia en el país de las maravillas, Star Wars, Harry Potter...  aqui podéis ver varios de ellos.

Esta ucraniana creó en 2011 su marca MyBOOKmark y desde entonces ha tenido más de 9 mil pedidos.




Y me encanta su carta de presentación. Me quedo con ella:


Every person is totally able to make world a better place by sharing their passion.
Especially when this passion is reading!

jueves, 27 de octubre de 2016

Proyectos de gente leyendo: Gerritson, Biblioteca de Nueva York, Instagram...

Ya ha llegado el Otoño y después de año y medio escribiendo mi novela ( los detalles vendrán un poco más adelante) los momentos de lectura, de papel y de libros vuelven a llenarnos, y más si hay frío de por medio.

Cuando veo a alguien leyendo un libro, como Dios manda, en papel, aparece una sonrisa en mi cara, no puedo evitarlo. Y esto es lo que parece que también sintió el fotógrafo holandés Reinier Gerritson cuando creo su proyecto The last book, en el que se dedicó a fotografiar a lectores en el metro para reflejar su belleza y completa diferencia frente a los e-books (que nombre más feo por cierto ;), cuando estos empezaron a surgir en el mercado y a coger algo de peso.
En cada fotografía detalla el libro que se está leyendo y es también una manera de ver como cada uno tenemos una literatura más nuestra y una manera de expresarla.



No es el único que se ha dedicado a recopilar este tipo de fotos. Hace tiempo que hay una cuenta en instagram llamada Hot Dudes Reading donde se recogen fotos de chicos guapos leyendo, y la Biblioteca de Nueva York también creó un proyecto parecido en el metro de la ciudad.




Son escenas preciosas en si mismas, todas y cada una de ellas, porque demuestran como los libros nos hacen disfrutar, como nos acompañan a cada momento y como nos llevan a otros mundos en los que sonreír y sentir esas burbujas en el estómago  y es gratis y reconfortante.



viernes, 22 de mayo de 2015

Exposición de mis libros-escultura "Otra manera de sentir los libros"

Trabajando en la construcción de
uno de los libros-escultura
Durante varios meses he estado trabajando y creando escenas en libros, libros que me gustaban, que me gustaban porque me han tocado en algún momento de mi vida, mi vida y mi camino, mi camino y mi escritura.

Y ha sido este mes de mayo cuando han empezado a ver la luz.

Así que ¿por qué he hecho esto? Buena pregunta.
Lo he hecho porque no sólo escribo, sino que creo, modelo, imagino. Dentro de mi cabeza las ideas brotan sin que pueda pararlas. Y esta exposición salió después de haber estado trabajando con mi otro proyecto Rua de Biblos

Casi todos los libros
de los que he creado un
libro-escultura están
en mi biblioteca
Como digo en la introducción de la exposición y leeréis si os acercáis a alguno de los sitios donde estará de aquí a julio:

"Hacer tributos es algo que debería estar más de moda. Quizá porque es una manera de honrar aquello que nos gusta, pero también porque es una forma hacerlo llegar a muchas más mentes inquietas con las que compartirlo, sentirlo, disfrutarlo…

La gente tiende a preguntarte “¿Cuál es tu libro preferido?” Y siempre se me traba la lengua cuando tengo que abalanzarme a una respuesta rápida, que realmente no puede ser una, sino varias.

Y quizá es por estas dos cosas por lo que esta muestra luce hoy dentro de estas paredes, rodeadas de papel, como debe ser. Porque es el lugar donde están los libros, y lo que salen de ellos, como este pequeño elogio a aquellos que de alguna manera me han tocado, han dejado que penetre entre sus páginas y me pierda indefinidamente, me han emocionado o me han hecho darme cuenta de cosas de la vida.

Porque al final todo consiste en eso, vivir y dejarnos llevar por esos pequeños placeres que nos acompañan. Y estos que aquí colgados, que lucen sus mejores galas,  han sido algunos de los míos"

Así que está todo dicho por el momento. Ahora sólo os falta verlo. Por eso os dejo un pequeño collage con casi todos los libros-escultura y un poquito más abajo las fechas y ciudades donde van a estar expuestos.

Espero que os paséis a echar una hojeada y firméis en el cuaderno de visitas ;)



Hasta el 28 de mayo estarán expuestos en la Tuuu librería, Calle Padilla 78, Madrid
Del 1 al 19 de junio los acogerá la Biblioteca dos Coruchéus, Rua Alberto de Oliveira, AlvaladeLisboa
Y a finales de junio y el mes de julio estará en la Librería Auzolán de Pamplona, Calle San Gregorio 3.




viernes, 24 de abril de 2015

Mi deseado viaje literario: Haworth, here I go!

50 páginas...
Varios  tes  y algún que otro trozo de tarta...
Distintas cafeterías, jardines, miradores...
Lisboa.
Recuerdos de mis viajes a Edimburgo



Todo esto y más forma parte de este proceso de escribir la historia que un día se empezó a formar en mi cabeza y se puede convertir en mi primera novela terminada (si no contamos la que escribí con 17 anos, o mis dos cuentos de cuando iba a primaria)

Y como escribir una novela es un gran proyecto, he decidido hacer a la vez algo que se le asemeje. Algo que hace anos se paso por mi cabeza, mientras leía el primer libro que se quedo grabado como mi favorito, y cuyas paginas tardaron en ir desapareciendo de mi mente. 
Restos de él y de su autora quedaron dentro de mi sin que me diera cuenta, vivieron en mí pese a que mis gustos cambiaron y mi altura iba indicando que avanzaba poco a poco en distintas direcciones. 

Fue solo hace unos meses, cuando tuve que representar un libro para una exposición, cuando me di cuenta de que seguía latiendo con fuerza dentro de mi. Así que me he decidido. 
Este domingo me voy a Haworth, a ver la casa donde vivió Emily Brontë, a pasear por los páramos que tanto le inspiraron, a recorrer el paisaje que la cautivó y le hizo escribir su única y maravillosa novela "Cumbres borrascosas". 

Así que ahí voy Haworth. ¡Por fin vamos a conocernos!

Una pulsera de Rua de Biblos con su nombre, y el cuaderno que me he hecho para el viaje

lunes, 13 de abril de 2015

La olvidoteca

Como dice su director "La Olvidoteca es un proyecto que trata de rescatar del olvido las obras que han dejado de ser novedad a través de una cata a ciegas"

Una iniciativa de la Biblioteca Pública Provincial de Córdoba para rescatar las obras que por un motivo u otro han dejado de ser novedad, las menos leídas en los últimos tiempos, las que no han sido prestadas en el último año, como recuerda el bibliotecario que fueron las de William Faulkner, Premio Novel y dos veces Premio Pulitzer, que pese a tanto renombre nadie encargó el año pasado. "Hay que dar la oportunidad de conocer y saborear los libros olvidados" repite el director.

Envueltos para que no se vean los títulos, solo hay que coger uno, quitarle el papel y llevarlo a casa con el compromiso de leerlo. 


Después te hacen valorar la experiencia con tenedores, como si habláramos de gastronomía:
- Un tenedor si al ver el libro te entra por los ojos.
- Dos si no te llamó la atención su aspecto pero poco a poco te fue conquistando.
- Tres si la apariencia fue irresistible pero te decepcionó
- Cuatro si no te gustó desde el principio al fin.

Hay veces que ciertos libros no resultan atractivos por causa del género, porque están escritos de manera antigua, o porque no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados a leer. Pero hay que intentar salir un poco de ese encasillamiento y abrir los ojos a todo lo que nos puede ofrecer una lectura diferente, por lo menos lanzarse a la experiencia. 
Y este proyecto es una buena manera de hacerlo, sólo que por ahora tendríamos que trasladarnos hasta Córdoba ;)

Lo bueno, que una vez que hemos participado podemos recomendar también libros para incluir dentro de esta nueva forma de biblioteca y aportar nuestro granito de arena. Porque como repiten en esta biblioteca "Lo importante es salir del círculo comercial y acoger nuevas y antiguas opciones, hay mucho que leer y hay que intentar darles la mayor visibilidad, porque se lo merecen"